Menú Cerrar

Glándulas de Bartolino

Son una glándulas que tienen la función de lubricar la vagina.

Están ubicadas a cada lado de los labios de la vulva, muy cerca del orificio de la vagina.

La bartolinitis es un problema en la zona íntima de las mujeres más común de lo que se pueda pensar. Los conductos de las glándulas de Bartolino, responsable de la lubricación vaginal, en ocasiones se bloquean causando que el líquido que debería ser secretado se acumule y genere quistes.

  • Dolor
  • Fiebre
  • Inflamación en todo el labio superior
  • Asimetría en los labios de la vulva
  • Presencia de absceso en el área inferior de la vulva

Esta enfermedad se produce por una infección bacteriana, que ataca directamente el área vaginal y obstruye la glándula.

Hay dos tipos de inflamación:

  1. La congénita, que se reconoce a través de un quiste con el que nace la niña. Esta inflamación muchas veces no molesta y pocas veces se trata.
  2. La infecciosa, que es la más complicada, pues origina la patología conocida como Bartolinitis aguda.

Es la obstrucción de las glándulas de Bartolino, que impide que el líquido sea segregado por la glándula, por consiguiente se va acumulando y genera la inflamación, llegando a medir casi del tamaño de una nuez y en ocasiones el bulto se llena de pus.

De acuerdo al tamaño del absceso el especialista de la salud indicará el tratamiento que se ajuste a su condición.

Baño de asiento: si el quiste es pequeño, puede sumergirse en agua tibia varias veces al día por 3 o cuatro días. Esta práctica causará que el quiste se rompa y drene el líquido, incluye el uso de antibióticos durante siete días.

Drenaje quirúrgico: este procedimiento se aplica cuando el quiste es más grande y consta de la colocación de un catéter a través de una pequeña incisión. Este dispositivo permanecerá entre 4 y 6 semanas y permitirá un constante drenado.

Marzupialización: es el método utilizado cuando los abscesos reaparecen, se puede sugerir la extirpación de la glándula. Cuando la mujer es mayor de 40 años este es el tratamiento recomendado a fin de evitar un posible cáncer de vulva.

Puede ser recurrente, incluso pueden aparecer en ambos lados de la vulva cuando sucede por más de tres veces, se recomienda extraer la glándula.

Eliminar una de estas glándulas no altera el organismo, además la glándula que se encuentra en el otro extremo continua su proceso de lubricación en conjunto con el resto que se encuentra alrededor de la vagina. Por lo tanto se puede tener relaciones sexuales de modo normal.

Es necesario acudir a revisión médica una vez que se forme el bulto para tratarlo precozmente.

Es una patología que se presenta en pacientes diabéticas mal controladas, inmunodeprimidas, aquellas con mayor actividad sexual con múltiples parejas y también en pacientes con sida, en quienes esta infección es muy frecuente y compleja de tratar.

Hola ¿Aún tienes consultas? Hemos habilitado una nueva forma de atenderte

WhatsApp SOLICITAR HORA DE ATENCIÓN