La obsesión por correr llevó a la británica a someterse a un régimen de entrenamiento tan exigente que sobrepasó sus límites de resistencia

Bobby Clay: la atleta de 20 años que sufre de osteoporosis

Ser un atleta de alto rendimiento conlleva una serie de sacrificios y de esfuerzos que muchos no están en condiciones de llevar a cabo; sin embargo, también existe la otra cara de la moneda, cuando es tal el deseo por ser el mejor que se toman decisiones que terminan afectando la salud del atleta, tal como le sucedió a Bobby Clay, británica de 20 años, que se perfilaba para tener una trayectoria en el atletismo de fondo y ahora sufre de osteoporosis.

“Solo quería ser la mejor, pero ahora soy la chica que sobreentreno, la chica que no se alimentó, la chica de la que todos hablan, pero la que todos creemos, no me pasará a mí”, declaró en una entrevista para la revista británica Athletics Weekly.

Bobby Clay inicio una carrera en el atletismo desde muy temprana edad y a los 15 años ya había logrado dar el salto hacia las grandes competencias, pues el entrenamiento al que se sometió era muy exigente: “Siempre tuve la confianza de que podía ser alguien, en verdad creí que correr y competir era lo mío, pero eso tomó el control de mi vida, y lo único que pensaba era en correr, en entrenar. Ahora tengo 20 años y nunca he tenido la regla, tengo 20 años y tengo osteoporosis”.

Con 19 años ya era parte del equipo británico de atletismo y había logrado establecer una marca de 4.01 en los 1500 metros; parecía que estaba en el mejor momento de su carrera, pero entonces todo cambió: “Estaba nadando y cuando di el giro al final de la piscina y me empuje contra la pared mi pie se rompió. Como no era normal me hicieron un examen y el resultado fue osteoporosis. Entre en estado de negación, pero después sufrí  una fractura tras otra”.

El diagnostico hizo que se retirara del mundo del atletismo y tuvo que someterse a un tratamiento hormonal para estimular su cuerpo, gracias a este tratamiento, ha logrado tener un equilibrio y ahora busca que su caso ayude a otros deportistas: “escribí una nota cuando tenía 12 años, una niña que tiene un sueño, una niña con una pasión abrumadora, una niña que no quiere ninguna otra sufra esta tortura física y emocional”, sentenció.

Información tomada de: www.futbolsapiens.com 

WhatsApp Estamos en WhatsApp