Alimentación en el embarazo: Calidad por encima de la cantidad

Cuando una mujer está embarazada, sus necesidades nutricionales aumentan para poder suplir al bebé de los nutrientes que necesita para un desarrollo saludable.

En este sentido el matrón Ángelo Alvear destaca que el hecho de que la madre deba sostener una dieta completa, no implica que deba alimentarse por dos. Por ende la alimentación debe concentrarse en la calidad y no en la cantidad.

Todo lo que la madre consume influye directamente en el bebé, es decir, que si la nutrición se centra en comidas ricas en grasas o azúcares, lo más probable es que se presenten complicaciones como la hipertensión y la diabetes, no solamente durante el período de gestación sino que también incluye el riesgo de que el bebé desarrolle este tipo de patologías en su vida adulta.

Una alimentación balanceada que incluya carnes rojas y blancas, frutas y verduras, lácteos, cereales y líquidos; es la opción más saludable. Se debe evitar el consumo de comida chatarra, bebidas artificiales, condimentos y bebidas alcohólicas, además no se debe ingerir más de dos tazas de café al día.

Es importante no saltarse las comidas, sino al contrario dividirlas en 5 porciones moderadas al día para no exceder el límite de peso que se debe aumentar durante la gestación. En una madre con peso sano debe ser entre 9 y 12 kilos.

Si las condiciones del embarazo demandan requerimientos nutricionales específicos, es recomendable visitar a un nutricionista.

WhatsApp ¡Solicitar consulta en Clínica!